¿Qué tener en cuenta antes de un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso?

Cuando llega el momento de separarse, es muy diferente el proceso en un divorcio de mutuo acuerdo a cuando es contencioso. El tiempo que transcurre hasta que se firman los papeles y los procesos que hay que llevar a cabo depende directamente de la voluntad de las dos partes en llegar a un acuerdo. A continuación se explican todos los conceptos que intervienen y qué nos conviene saber de cada uno.

¿Uno o dos abogados?

Disolver legalmente un matrimonio lleva asociado un coste económico que es difícil estimar. Este va a depender de la duración del proceso, así como del trabajo que tendrán que hacer los abogados. Por eso, cuando el procedimiento es amistoso, siempre es mejor compartir la asistencia letrada. Así se agilizarán todos los trámites y los pagos se reducirán a la mitad.

Sin embargo, cuando es imposible llegar a un acuerdo, se inician los trámites para un divorcio contencioso. Es decir, en lugar de ponerse de acuerdo las partes y firmar la separación, es un juez el que escucha los alegatos y decide la resolución basándose en el código civil.

¿Qué pasa con la casa y los hijos?

Si además de bienes en común, dentro del matrimonio hay hijos menores de edad, uno de los temas más debatidos es la guarda y custodia. Quedarse con ella suele ser, además, motivo para quedarse en el hogar conyugal y recibir la pensión de alimentos. Esto es porque, como se entiende que los intereses y derechos de los niños están por encima, estos (y su cuidador) se quedarán en el domicilio familiar.

¿Qué ocurre si el titular de la vivienda no es quien tiene la guarda y custodia?

Aunque sea el propietario de la vivienda, si su pareja es quien se hará cargo del cuidado de los hijos menores, también tendrá el derecho a vivir en ella. Además, como progenitores de los mismos, tendrá que pasarles una pensión de alimentos con la que hacer frente a sus gastos del día a día.

Legalmente, esta situación solo se puede prolongar mientras que los hijos sean menores. Cuando el más pequeño cumpla los 18 años, tendremos la posibilidad de revertir esta situación. También cambiaría si el titular de la guarda y custodia rehace su vida y empieza una nueva familia. En estas circunstancias, la vivienda dejaría de considerarse el hogar familiar.

Aunque estos acuerdos siempre los revisa un juez para garantizar que se respeta el interés superior del menor, se puede intentar negociar fuera del juzgado y presentar un acuerdo propio con unas condiciones de guarda y custodia compartida. Esto agilizará bastante el proceso, lo abaratará y mejorará la satisfacción de las partes.

¿Cómo se reparte el patrimonio común?

Durante el tiempo en el que se convive con la pareja, lo más normal es que se produzcan movimientos financieros que afecten al patrimonio de ambos. La forma en la que estos se dividirán dependerá del régimen matrimonial que se haya elegido. En caso de estar casados en régimen de gananciales, serán propietarios al 50 % de todos los ingresos producidos dentro del matrimonio, salvo aquellos que sean de carácter privativo (herencias, indemnizaciones, etc.).

Si no se produce un acuerdo entre las partes, la sociedad de gananciales se liquidará judicialmente. Para hacerlo, primero se tendrá que crear un inventario de bienes y posteriormente se liquidarán, se realizarán los cambios de titularidad oportunos, etc. Esta opción será mucho más lenta y costosa, ya que se produzcan recursos y alegaciones que tendrá que resolver un juez.

¿Quién tiene derecho a una pensión compensatoria?

El último tema que queda por tratar es el del derecho de una de las partes a una pensión compensatoria. Este concepto legal existe para proteger a los miembros de la pareja cuando se entiende que han dejado de percibir un salario, ejercer una profesión y de tener una vida laboral por cuidar de su familia.

El concepto compensatorio hace precisamente alusión a la naturaleza de la pensión. Esa renuncia ha implicado una dependencia económica que no se puede ignorar durante el divorcio. Dependiendo de la edad de la persona, la pensión compensatoria puede tener una duración determinada (en el caso de reinserción en el mercado laboral) o indefinida si, como consecuencia de nuestra edad o estado de salud, esa reincorporación es imposible.

La cantidad de la paga compensatoria va a depender de varios factores como:

  • El tiempo que se haya estado casado.
  • La edad en el momento del divorcio.
  • El patrimonio disponible (si se tienen otras rentas, si hay capital privativo del que poder vivir, etc.).
  • El nivel económico durante el matrimonio.

Tanto si se consigue un divorcio de mutuo acuerdo como si se tiene que hacer por la vía contenciosa, contar con asesoría letrada profesional le garantizará que sus intereses están defendidos. En Trámites Fáciles Santander le informarán de forma clara y veraz para que tome las mejores decisiones. ¡Contacte sin ningún tipo de compromiso!

Blog Attachment
  • gcb27fa49e85053001f54e9d3d55bb8c5d2d70dfa50f301b399b932e96142fb36d3f26c270f881fb556abb82410f54ae6549bf18996d5d0d57393cdd80b2d099e_640-jpg

Related Posts