¿Qué parte de salario o pensión me pueden embargar?

Conocer los límites de la embargabilidad del salario que una persona recibe es importante, dado que si se traspasan los límites legalmente establecidos el embargo puede declararse nulo.

Lo primero que hay que establecer es que existe una regla general: el salario mínimo interprofesional, que para el año 2016 es de 655,20 euros, no puede ser embargado. De esta manera, es el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (y en caso del salario también el artículo 27.2 del Estatuto de los Trabajadores), el que determina que será embargable un porcentaje de la cantidad que exceda del salario mínimo interprofesional:

Artículo 607: Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:

Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 %.
Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 %.
Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 %.
Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 %.
Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 %.”

La Ley determina también que se acumularán todas las percepciones de que sea beneficiario el ejecutado para deducir una sola vez la parte inembargable. En el caso de que la persona a quien se pretende embargar esté casado y no rige el régimen de separación de bienes, también le serán acumulables salarios, sueldos y pensiones, retribuciones o equivalentes de los cónyuges y rentas de toda clase, previa acreditación de las mismas
Se incluye también la posibilidad de aplicar una rebaja de entre un 10 y 15 % de la cantidad a embargar en atención a cargas familiares que pueda tener el ejecutado.
No obstante, y siendo esta la norma general, existe una excepción importante a tener en cuenta: las reclamaciones por impago de pensión de alimentos dictadas en procesos de nulidad, separación o divorcio sobre alimentos debidos al cónyuge o a los hijos, o que nazcan directamente de la ley, para las cuales no es de aplicación las limitaciones establecidas para el embargo de salario en el art. 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Para el caso de deudas hipotecarias el el Real Decreto-ley 8/2011, de 1 de julio, establece otra excepción ya que en su artículo 1 se establece:
En el caso de que, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 129 de la Ley Hipotecaria, el precio obtenido por la venta de la vivienda habitual hipotecada sea insuficiente para cubrir el crédito garantizado, en la ejecución forzosa posterior basada en la misma deuda, la cantidad inembargable establecida en el artículo 607.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se incrementará en un 50 por ciento y además en otro 30 por ciento del salario mínimo interprofesional por cada miembro del núcleo familiar que no disponga de ingresos propios regulares, salario o pensión superiores al salario mínimo interprofesional. A estos efectos, se entiende por núcleo familiar, el cónyuge o pareja de hecho, los ascendientes y descendientes de primer grado que convivan con el ejecutado.

Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional y, en su caso, a las cuantías que resulten de aplicar la regla para la protección del núcleo familiar prevista en el apartado anterior, se embargarán conforme a la escala prevista en el artículo 607.2 de la misma ley
Si tiene algun duda sobre ejecuciones o cantidades embargables, el equipo de Trámitres Fáciles Santander esta a su entera disposición.