Cuatro conceptos para comprender el sistema de extranjería en España

La inmigración, además de ser un fenómeno social, se encuadra en nuestro país dentro de un sistema burocrático. De este modo, identificamos numerosos procedimientos y consideraciones que se deben tener en cuenta. En concreto, queremos hacer referencia a cuatro aspectos fundamentales: arraigo laboral, tarjeta de familiar comunitario, reagrupación familiar y arraigo social.

¿Qué es el arraigo laboral?

El arraigo laboral es un concepto que involucra a los inmigrantes que han llegado a España de forma irregular y han trabajado aquí. Para contemplarlo, es necesario haber desarrollado actividades laborales durante un mínimo de 6 meses y haber residido en este país durante 2 años.

Una vez que se han dado las causas anteriores, la persona migrante puede recibir un permiso temporal de estancia. Del mismo modo, forma parte de las tres circunstancias excepcionales que están concebidas en la legislación, junto con el arraigo familiar y el arraigo social (en el que se profundizará después).

¿Qué supone demostrar arraigo laboral en España?

Es fundamental destacar que el arraigo laboral conlleva un permiso que tiene una duración de un año. Es improrrogable, por lo que, cuando se haya extinguido esta vía excepcional, se deben seguir los trámites correspondientes al permiso de residencia (o de residencia y trabajo, si es oportuno).

¿Qué es la tarjeta de familiar comunitario?

Denominada oficialmente «Tarjeta de residencia permanente de familiar de ciudadano de la UE», certifica que la persona en su posesión tiene un familiar con nacionalidad y residencia españolas o europeas. Respecto al ámbito europeo, hay que aclarar que abarca a los Estados miembro de la UE, Suiza y otros países del entorno que tengan acuerdos en vigor (Islandia, Liechtenstein y Noruega).

Esta tarjeta es vital para poder trabajar y vivir en España disfrutando de las mismas condiciones que un ciudadano con nacionalidad española. A su vez, tiene una duración indefinida, si bien puede retirarse si la persona migrante pasa más de 6 meses fuera del país en un mismo año.

¿Qué hace falta para obtener la tarjeta de familiar comunitario?

De acuerdo con la Secretaría de Estado de Migraciones, podrán acceder a esta tarjeta los siguientes parientes de un ciudadano español o de la UE:

  • Cónyuge o persona con la que mantenga una relación oficial equivalente (o no oficial pero cuya solidez pueda ser demostrada).
  • Descendientes directos o de su pareja.
  • Ascendientes directos o de su pareja.
  • Otros miembros de la familia que en el país de origen hayan estado a su cargo.
  • Otros miembros de la familia con discapacidad o que, por cuestiones de salud, necesiten estar a su cargo.

Reagrupación familiar

Este concepto hace referencia a un fenómeno concebido en la legislación según el cual los extranjeros que residen legalmente en España tienen derecho a reagrupar a sus familias. Un requisito primordial es haber estado aquí durante, al menos, un año y tener permiso para hacerlo durante otro más.

La reagrupación familiar concede a los parientes que disfruten de esta un permiso para residir en España. Su duración será la misma que la que tenga el permiso del reagrupante.

¿Qué familiares se consideran reagrupables?

De acuerdo con la ley actual, los siguientes casos pueden ser reagrupables cuando se den las condiciones anteriores:

  • El cónyuge o persona con la que mantenga una relación oficial equivalente (o no oficial pero cuya solidez pueda ser acreditada por el reagrupante).
  • Los hijos menores de 18 años o con discapacidad, tanto del reagrupante como de su cónyuge.
  • Menores de 18 años o con discapacidad cuyo representante legal sea el reagrupante.
  • Los ascendientes mayores de 65 años del reagrupante o de su cónyuge (también los menores de 65 años en el caso de residentes de larga duración o por causas humanitarias).

Arraigo social

Como se avanzaba anteriormente, esta es otra de las tres situaciones excepcionales que otorgan un permiso a una persona migrante. Este concepto involucra los vínculos sólidos que se han establecido con la comunidad en la que reside, los cuales deben estar adecuadamente acreditados.

Hay varios requisitos preliminares para acogerse a esta opción:

  • De estancia: Se debe haber residido en España durante un mínimo de tres años.
  • Profesionales: Es fundamental tener un contrato de trabajo de, al menos, un año.
  • Legales: No se puede contar con antecedentes penales ni con una orden de prohibición de entrada al país.

¿Cómo acreditar el arraigo social?

Este concepto es bastante difuso, por lo que no tiene una única vía de acreditación. La más recomendable es presentar un informe de inserción social, que puede solicitarse ante el Ayuntamiento o la Comunidad Autónoma. Sin embargo, hay otras más:

  • Estudios o trabajos.
  • Facturas de compra.
  • Informes o citas médicas.
  • Certificados de empadronamiento.
  • Recibo del alquiler.

Estos cuatro conceptos son fundamentales para comprender cómo funciona el proceso de legalización de personas migrantes en España. Desde nuestro despacho de abogados queremos recordar la importancia de contar con expertos para esta labor. Contáctenos si desea más información.

Blog Attachment
  • g64f17262399722dccd1e8c9bb4cdef94c12f659a887dbf5e325daf30aeeb52f5b32be0f35b7dde413e9d0162ac271097de8035dedfcb8944c15b9c50e9c0bd03_640-jpg

Related Posts