¿Cuáles son los impuestos trimestrales y cómo confeccionarlos?

El sistema fiscal español se articula a base de trimestres. Así pues, las declaraciones informativas y las presentaciones de impuestos deben llevarse a cabo al cierre de cada periodo de tres meses. A continuación vamos a explicar todo lo relativo a la confección de impuestos trimestrales y su procedimiento.

¿Qué son los impuestos trimestrales?

Muchas personas que están a punto de darse de alta como autónomos o empresarios desconocen cómo funciona este sistema. En consecuencia, pueden verse en la situación de recibir demandas o sanciones por parte de la Administración. Por ello es fundamental saber que son impuestos que se presentan al cierre de cada trimestre fiscal.

  • Primer trimestre (enero – marzo). Se abona entre el 1 y el 20 de abril.
  • Segundo trimestre (abril – junio). Se puede liquidar desde el 1 hasta el 20 de julio.
  • Tercer trimestre (julio – septiembre). Abonable del 1 al 20 de octubre.
  • Cuarto trimestre (octubre – diciembre). Con un plazo que se extiende del 1 al 30 de enero (20 en algunos casos).

Si el último día del plazo es un día inhábil, ya sea festivo o domingo, este se prorroga hasta el próximo día hábil.

Los impuestos de carácter trimestral, a su vez, son de obligada presentación para autónomos y propietarios de pymes. Algunos de ellos gravan la actividad profesional, mientras que otros son una tasa añadida a la posesión de un negocio (Impuesto de Sociedades, en el caso que nos ocupa).

¿Cuáles son los impuestos trimestrales?

En las siguientes líneas detallaremos cuáles son los impuestos que se abonan trimestralmente, en qué consisten y cómo se confeccionan. Le recordamos la importancia de contar con una asesoría fiscal para mantenerse informado y evitar futuras reclamaciones o deudas.

IRPF

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se abona mediante declaraciones trimestrales, que tienen por objetivo dividir el pago anual de esta tasa. Posteriormente, en la declaración de la renta del siguiente año, se tienen en cuenta las cuatro declaraciones presentadas para determinar si se ha pagado de más o de menos. Hay dos vías para tramitar la declaración trimestral del IRPF:

  • Modelo 130. Obligatorio para los autónomos que tributan mediante el régimen de estimación directa (normal y simplificada).
  • Modelo 131. Indicado para quienes se han acogido al régimen de estimación objetiva.

Por otro lado, el pago del IRPF puede estar ligado a un sistema de ingresos y retenciones que se calcula en función de tipo de autónomo y su actividad concreta. Para ello debe conocer dos nuevos modelos:

  • Modelo 111. Deben cumplimentarlo quienes tengan personas contratadas en plantilla o hayan contado con los servicios de otros trabajadores autónomos.
  • Modelo 115. Solo en caso de que tenga alquilado el inmueble en el que lleva a cabo su actividad profesional. Existen varias exenciones que puede consultar con una asesoría.

IVA

Como autónomo, usted no tiene que pagar el IVA de manera directa. En realidad son sus clientes los que le deben abonar el impuesto sobre el valor añadido a usted, que actúa como recaudador. Después, informará a la Agencia Tributaria de la cantidad total recibida mediante las declaraciones trimestrales, y las abonará convenientemente.

Para realizar este trámite obligatorio debe rellenar el modelo 303 en los plazos que le hemos indicado anteriormente. Además, es necesario que distinga entre dos tipos de IVA:

  • IVA devengado. Es el porcentaje que usted aplica a sus bienes o servicios en el momento de realizar la factura. Existen tres tipos, general, reducido y superreducido, en función de su actividad.
  • IVA deducible. Es el porcentaje que aplican quienes le proporcionan bienes o servicios a usted, que es quien lo tiene que abonar en el momento de liquidar la factura.

Muchos autónomos y propietarios de pymes lo desconocen, pero es posible presentar el IVA mensualmente. Para ello debe solicitarlo mediante el modelo 037 y rellenar el modelo 340 cada mes. En una asesoría fiscal pueden proporcionarle más información acerca de la idoneidad de esta vía alternativa.

El Impuesto de Sociedades

Como empresario, también se verá obligado a abonar el Impuesto de Sociedades cuando corresponda. En este caso se trata de un pago fraccionado mediante anticipos, puesto que se adelanta una cantidad específica cada tres meses que después será descontada del impuesto anual.

Para ello se debe presentar el modelo 202 por vía telemática, en el que se abonará la cantidad correspondiente al periodo de tres meses que acabe de finalizar. Posteriormente, debe cumplimentar el modelo 200 para realizar su declaración anual del Impuesto de Sociedades, que tendrá un importe menor del que tendría si no hubiera realizado el pago fraccionado.

En resumidas cuentas, hay tres impuestos trimestrales con carácter general fundamentales, a los que se le pueden añadir otros en función de la actividad específica del negocio. Ante todo, le recomendamos que cuente con una asesoría que le mantenga informado de sus obligaciones fiscales y tributarias. Si desea solicitar esos servicios, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Blog Attachment
  • gcea4aea19b1de67a3c03e276d2ca7508afe80a1d4ef0f664e09137763897db1c58e97ab53da53e30b0483a31ae8b5a05_640-jpg

Related Posts