¿Cómo reclamar una indemnización por despido?

Frecuentemente, muchos trabajadores no ven reconocidos sus derechos, principalmente, por desconocer que los tienen. Por ello, en este artículo profundizaremos en las indemnizaciones por despido y explicaremos cuándo corresponde reclamarlas, qué tipos hay y cómo es el procedimiento.

¿Qué tipos de indemnización por despido hay?

Hoy en día, la legislación establece tres tipos:

  • Despido objetivo: Causas económicas, organizativas o de producción relacionadas con la empresa.
  • Despido colectivo: Obedece a las mismas causas que el despido objetivo, pero afectan a una proporción mayor de la plantilla.
  • Despido disciplinario: Deriva de acciones que son calificadas como incumplimientos graves por parte del trabajador.

Además, es fundamental seguir unas vías específicas según el tipo y tener en cuenta que el número de días anuales que se toman en cálculo son diferentes.

¿Cómo reclamar una indemnización por despido?

Solicitar una compensación económica forma parte del derecho de todo trabajador. No en vano hay leyes y convenios colectivos que establecen el proceso que se debe seguir. Para hacer más accesible la información, se fusionarán los tres tipos de despido en un único procedimiento (ya que este es bastante similar).

1. Impugnar el despido

Lo primero que se debe hacer es impugnar el despido si se observan motivos que aconsejen tomar esta decisión. ¿De qué causas se trata? En el caso de los despidos disciplinarios, corresponde a las siguientes:

  • Exigir una compensación o no observar motivos para considerarlo como tal.
  • Que el trabajador considere que el incumplimiento que motivó el despido no se produjo en realidad.

Para impugnar el despido hay un trámite principal, que consiste en acudir a la SMAC (Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación), siendo en Cantabria ORECLA. Aquí se presentará lo que se denomina «papeleta de conciliación» para llegar a un acuerdo con la empresa. Se trata de una vía pacífica que tiene el propósito de evitar el conflicto judicial.

Este primer paso hay que darlo dentro de los 20 días posteriores a la última jornada de trabajo en una de las oficinas que la SMAC tiene en cada Comunidad Autónoma (o en ORECLA, en el caso de Cantabria).

2. Presentar una demanda por despido improcedente

Si la vía anterior no ha tenido éxito, acudirá al Juzgado de lo Social. Aquí se interpondrá una demanda por despido improcedente basándose en las causas que se explicaron antes. Obviamente, los motivos expresados deben ser los mismos que en la papeleta de conciliación. Es importante recibir asesoramiento, incluso si acudimos al ORECLA, ya que las causas no pueden cambiarse después.

Cuando el juicio haya tenido lugar, el juez establecerá su dictamen acerca del despido. De esta forma, en la sentencia se calificará el despido:

  • Despido procedente: Se considera que los motivos que llevaron al empresario a rescindir el contrato son reales y conformes a derecho. En este caso solo tendrá derecho a la indemnización que le corresponde, que es de 20 días de salario por año trabajado (salvo en el caso del despido disciplinario, que no se tiene derecho a ella).
  • Despido improcedente: El tribunal opina que no hay causas que motiven el despido y obliga al empresario a abonar una indemnización superior (indemnización por despido improcedente) o a readmitirlo. La indemnización es de 33 días de salario por año trabajado, y en el caso de readmisión se han de abonar los salarios de tramitación. También hay que tener en cuenta que, si la antigüedad es anterior al 12 de febrero de 2012, la indemnización ha de calcularse hasta dicha fecha a razón de 45 días de salario por año trabajado, y a partir de dicha fecha, 33 días por año.
  • Despido nulo: Si se observa que el despido actúa contra los derechos del trabajador (vulneración de derechos fundamentales) y no se ha contemplado ninguna base legal, el juez lo calificará como nulo y obligará a readmitirlo. El trabajador, por su parte, recibirá los salarios de tramitación y devolverá la indemnización, si ha recibido alguna.

Incluso en el caso de que alguna de las partes no esté satisfecha con el veredicto, pueden presentar un recurso y seguir escalando en la vía judicial.

¿Cómo se calcula la indemnización por despido?

Para establecer las cantidades, hay que distinguir entre el sueldo diario del empleado, su antigüedad en la empresa y el tipo de despido. Como se ha visto hasta ahora, el capital recibido dependerá siempre del tipo de despido. De este modo, se identifican las siguientes cantidades:

  • Despido colectivo u objetivo: 20 días por año trabajado. En caso de que la empresa argumente falta de liquidez, el pago corresponderá a FOGASA (Fondo de Garantía Salarial).
  • Despido disciplinario: No hay derecho a recibir indemnización.

Por otro lado, cuando se trata de un contrato temporal también existe la obligación de abonar una indemnización al trabajador, que es de 12 días por año trabajado. Esto, siempre que el contrato se haya realizado con posterioridad al 1 de enero de 2015.

En nuestro despacho de abogados queremos recordar la importancia de contar con una adecuada defensa legal para estos trámites. Si desea recibir más información, no dude en contactarnos. ¡Apueste por nosotros!

Related Posts