Cómo realizar el cierre contable de una empresa en 9 pasos

Ahora que estamos terminando el 2021, es sumamente importante dar por cumplidos todos los trámites fiscales, económicos y administrativos de la empresa. Hay muchos procedimientos que son vitales para el funcionamiento de un negocio y para cumplir con la legislación. En este artículo le proponemos una guía en 9 pasos para hacer el cierre contable.

¿Cómo realizar el cierre contable de la empresa?

Cuando se acerca el final del año, es primordial completar el registro de gastos, ingresos y costes de la compañía. Sin embargo, hay muchos detalles que pueden quedarse atrás y hacer que, finalmente, las cuentas no cuadren. Entonces ¿qué procedimiento seguir? Se lo explicamos a continuación.

1. Balance de comprobación de sumas y saldos

En primer lugar, se debe sumar el debe y el haber de todas las cuentas y saldos existentes. De este modo, se debe comprobar que el resultado es integrable dentro del sistema financiero del negocio. Para ello, hay que ajustarse al libro diario para descartar que se haya cometido algún error anteriormente.

2. Revisión del Plan General Contable

Tras haber sentado las bases del cierre contable en el paso anterior, se revisarán posibles errores. ¿De qué manera? Principalmente, analizando todas las cuentas:

  • Activos no corrientes.
  • Existencias.
  • Financiación básica.
  • Acreedores y deudores.
  • Compras y gastos.
  • Ventas e ingresos.

3. Recuento de existencias

Este proceso se lleva a cabo, a su vez, en dos pasos. En primer lugar, es necesario obtener el número total de unidades de cada producto que se han adquirido y, después, restarle las que se han vendido. Posteriormente, se comprobará que la diferencia es igual que el número de existencias actuales.

4. Recalificación de deudas y créditos

Se debe analizar todas las operaciones financieras pendientes (deudas y créditos) para recalificarlas en función de su plazo. De este modo, hay que recalcularlas teniendo en cuenta las previsiones temporales del próximo año. Frecuentemente, esta tarea da lugar a una calificación diferente cuando las deudas o los créditos terminan de cobrarse dentro de varios meses.

5. Ajuste de periodificación

Como los ingresos y gastos pueden haber tenido lugar en un ejercicio económico que no les correspondía (como los pagos anticipados, por ejemplo), es necesario ajustarlos al que en realidad era su ejercicio. Para ello, se aplica el principio de devengo, que contribuye a que las cuentas cuadren definitivamente.

6. Regularización de asientos

En este sexto paso, es primordial analizar los registros de pérdidas y ganancias. De este modo, se puede hallar la diferencia entre ambas y equipararla con los datos obtenidos a través del estudio de las cuentas. Este mismo proceso se debe llevar a cabo con las cuentas de patrimonio neto para asegurarse de que se ajustan a la realidad.

7. Asiento de amortización e inmovilizado material

Ahora, es necesario tener en cuenta los bienes de la empresa que no están destinados a la venta, sino que se utilizan para la producción de otros bienes que sí están a disposición de los clientes.

En función del inmovilizado material, se aplicará un coeficiente de amortización específico. En base a este último, determinaremos el precio y el estado de cada bien de producción para conocer su rentabilidad. Todos estos datos serán decisivos para establecer las previsiones del año próximo.

8. Cierre del libro de inventarios y cuentas anuales

El encargado de la contabilidad debe comparar el balance inicial del año con el obtenido finalmente. Después, se registrarán los balances de comprobación de sumas y saldos, así como las cuentas anuales. Se realizará, igualmente, un inventario de cierre para complementar los datos.

9. Realización de los últimos asientos

En este último paso, hay que llevar a cabo dos asientos fundamentales, que son los que darán por finalizadas las cuentas anuales:

  • Asiento de regularización: Permite saber si el negocio ha sido rentable durante el año, así como la magnitud de las ganancias o pérdidas que se hayan producido. Para ello, se debe calcular la diferencia entre todos los gastos e ingresos producidos durante el ejercicio anual en cuestión y aplicarle las retenciones que establezca el impuesto de sociedades.
  • Asiento de cierre: Por último, se dan por clausuradas todas las cuentas que hayan quedado abiertas, tanto a favor de la empresa (acreedores) como las deudas contraídas por esta.

Preparación del siguiente ejercicio

Una vez que se haya dado por concluida la contabilidad del año (cierre contable), es momento de iniciar las del ejercicio próximo. En realidad, este procedimiento ya pertenece a las cuentas del año siguiente, pero se incluye aquí porque se realiza también a final de año (del anterior, en este caso).

Lo único que se debe hacer es crear un asiento de apertura, sobre el que se registrará la contabilidad futura. Además, este asiento da registro al anterior, que es el que se ha detallado en este artículo.

En definitiva, estos son los pasos necesarios para realizar el cierre contable en una empresa. Desde nuestro despacho de abogados queremos resaltar la necesidad de contar con colaboración externa para realizar esta labor imprescindible. Si desea conocer más información, contáctenos. ¡Queremos trabajar con usted!

Related Posts